IR al BLOG
Publicado en
Technology
23/4/2021

Protocolos y transcoding: ¿cómo funciona el streaming?

Las plataformas de streaming han revolucionado en pocos años el mercado mundial de contenidos, generando miles de millones de visitas cada mes.

Lo que a veces olvidamos es que, detrás del éxito de grandes compañías como Netflix o Hulu, hay protocolos de streaming y plataformas de última generación que permiten conseguir transmisiones de alta calidad.

Conocer cómo funcionan estos protocolos es importante para que podamos tomar mejores decisiones con respecto a la transmisión de nuestros propios contenidos.

Principales protocolos de streaming

Como sabemos, el streaming funciona como una transmisión en directo que nos permite consumir contenido en línea sin descargar ficheros. Pero nada de esto sería posible sin los protocolos.

Hoy en día, existen dos protocolos especialmente importantes para transmitir contenido a través de Internet: RTMP y HLS.

RTMP

El protocolo RTMP (Real-Time Messaging Protocol) fue diseñado para transmitir audio y video online, bajo demanda o en vivo.

Para usar RTMP, necesitamos un servidor de medios y un protocolo de transmisión en tiempo real (RTSP).

Una ventaja significativa es que Adobe (el propietario de RTMP), hizo de este protocolo una especificación abierta, de manera que puede ser utilizada por aplicaciones de terceros como OBS.  

Ahora, aunque RTMP ofrece muy poca latencia cuando se transmite vía TCP (y a pesar de su compatibilidad con OBS), presenta una desventaja y es que, para usarse en navegadores, se debe instalar Adobe Flash, un componente que ha ido quedando obsoleto con el tiempo.  

HLS

HLS (acrónimo de HTTP Live Streaming) es un protocolo creado por Apple y compatible con Safari, iOS y las últimas versiones de Android / Chrome, aunque también puede decodificarse usando JavaScript para que admita Firefox e Internet Explorer.

El streaming vía HLS es el más recomendado para las empresas, ya que es más probable que los dispositivos del usuario final se adapten a las condiciones de la red. Esto es muy importante cuando nuestro perfil conceptual de público usa dispositivos o entornos de red distintos.

¿Qué es la transcodificación?

Transcodificar consiste en tomar contenido ya codificado (comprimido), decodificarlo (descomprimirlo) y, después, volver a codificarlo.

Un ejemplo sencillo es cuando se cambia el formato en un fichero de una fuente MPEG2 a H.264. Sin embargo, también se puede hablar de transcodificación cuando se hacen ediciones básicas como añadir marcas de agua o logotipos, e incluso cuando se redimensiona un cuadro de vídeo.

La importancia de la transcodificación es crítica cuando necesitamos abarcar una audiencia heterogénea. Por ejemplo, si transmitimos usando RTMP a una resolución de 1080p, es probable que los usuarios con una conexión a Internet deficiente tengan problemas de carga.

Visto así, la transcodificación es útil porque nos ayuda a “traducir” vídeos para que la transmisión no excluya a parte de la audiencia.

Etapas del proceso de streaming

¿Cómo se relacionan los protocolos de streaming, la transcodificación y una transmisión en directo de buena calidad?

De forma resumida, el streaming se compone de las siguientes etapas:

  • Input. Es la producción audiovisual del evento.
  • Transcodificación. Consiste en adaptar el video en múltiples calidades y en tiempo real para garantizar que el contenido llegará a todos los usuarios.
  • CDN (red de distribución de contenidos). Es un formato de distribución que acelera la entrega de contenido sin importar la ubicación geográfica del espectador.

Finalmente, el proceso acaba con la integración web a plataformas como YouTube y Facebook Live, y la entrega del contenido. Este es el desenlace, pero llegar a él con buenos resultados dependerá de los protocolos y la transcodificación.

En conclusión, conocer la terminología es un pre-requisito importante para contratar ls solución de streaming que nuestra empresa necesita. El siguiente paso es elegir una plataforma que pueda ofrecernos compatibilidad con múltiples dispositivos, transmisión ininterrumpida, integración con el branding de nuestra marca y otras herramientas de comercialización.

En Mediastream ofrecemos un servicio de transmisión en directo compatible con protocolos RTMP y HLS para una calidad de video excepcional. Contáctanos ahora y expande tu presencia en el mercado con una estrategia de contenidos a la altura del mundo digital.

Contáctanos ahora
Mediastream
Mediastream se fundó en 2007 en Chile con la pasión por transmitir audio y video por internet y gracias a la experiencia lograda en este tiempo la empresa se expandió a Brasil, Colombia y Estados Unidos. Somos un equipo profesional dedicado a crear una experiencia extraordinaria en la visualización del contenido audiovisual de nuestros clientes, por eso desarrollamos nuestras propias herramientas para satisfacer las necesidades de la audiencia digital de hoy.

Últimos Posts

We use cookies to personalise content and ads, and to analyse our traffic. We also share information about your use of our site with our social media, advertising and analytics partners who may combine it with other information that you’ve provided to them or that they’ve collected from your use of their services. For more information read our privacy policy.
Got it!